Elegancia, sobriedad y luminosidad. Estos son los tres pilares sobre los que se cierne la decoración minimalista, un estilo donde predominan los tonos claros y la sencillez. Con un aura muy parecida al mundo zen, muchas peluquerías han optado por esta decoración. Lo primero que debes saber es que este estilo se basa en un lema concreto: menos es más. Es decir, la elegancia de esta decoración se basa, precisamente, en mostrar espacios casi desnudos, con pocos muebles, pocos colores y pocos elementos decorativos. Aquí tienes diferentes opciones para incorporar este estilo a tu negocio.

  • Muebles: Simples, nada recargados… a poder ser blancos y de líneas rectas. Es importante que optes por un diseño sencillo con formas geométricas puras y materiales nobles. Se priorizan los muebles de baja altura y anchos, más que los altos y estrechos. Los muebles que tengan algún tipo ornamento quedan, por tanto, descartados si quieres decorar tu peluquería de un modo minimalista.
  • Colores: Para ofrecer esta sensación de amplitud y limpieza, este estilo encaja a la perfección con espacios amplios, luminosos y altos. Apuesta por tonos neutros en blanco, perla o grises… que tengan una monocromía entre todos los elementos que se hallan en el espacio. Así, si tienes por ejemplo, las paredes blancas, los suelos de parqué y las cortinas blancas, opta por unas sillas de trabajo que sean en crudo y descarta la posibilidad de colores fuertes como rojos o lilas. El contraste entre el blanco y el negro es un hito de este estilo porque son dos tonos neutros que ofrecen estancias sobrias, elegantes y luminosas.
  • Decoración: Los materiales más adecuados para cumplir con las premisas de este estilo son el cemento, el cristal, las piedras o la madera. Las telas o los textiles que quieras poner en tu negocio también tienen que cumplir con las pautas de esta decoración. Así, las cortinas o toallas tendrán que ser sobrias, lisas y de tonalidades neutras para que vayan en armonía con el resto de la estancia. Las telas rústicas hechas con lino o las de estilo rústico encajan perfectamente, sin embargo, las estampadas o con aires étnicos no combinan en absoluto. En cuanto a objetos decorativos tenemos que procurar que sean únicos, así destacarán por ellos solos pero sin romper con la monocromía necesaria de este tipo de estilo.
  • Distribución del espacio:Se debe tener en cuenta los espacios para el almacenamiento de los productos y Estanterías y repìsas donde los distintos elementos pueden o no estar a la vista. Finalmente, no olvides centrar puntos focales (mostrador, sofá..) ya que de esa manera crearás un espacio tan sofisticado como atractivo.

Si eres fan de este estilo, decorar tu negocio con un diseño minimalista puede aportar un punto muy chic y elegante. Recuerda que esta decoración se basa en espacios despejados donde el desorden no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *