ADN es un cosmético basado en los últimos descubrimientos científicos de la bioquímica molecular, consiguiendo regenerar y fortalecer la estructura de la piel desde el interior como si de un lifting interior se tratara.

Principalmente reduce el acortamiento del responsable del envejecimiento celular.


¿Cómo funciona el proceso de envejecimiento?

Con el paso de los años empiezan a aparecer las primeras arrugas. Cuando la actividad de la telomerasa se degrada, el telómero se acorta, reduciendo de manera significativa la producción de colágeno y elastina, así como la capacidad hidratante y regenerativa de la piel. Ésta se vuelve más lenta e ineficaz, afectada también por las agresiones medioambientales.

1. GSE 24.2. Fórmula patentada que frena el envejecimiento a través de péptidos que inhiben el acortamiento de los telómeros.

2. Activo TGF BETA reduce las arrugas hasta un 85%. Incrementa hasta un 400% la producción de colágeno, que contribuye a una piel más tersa y rejuvenecida.

3. Hidratación Antiox, efecto flash gracias al ácido hialurónico, vitamina C y retinol, consiguiendo más luminosidad, con acciones de protector antioxidante y antiglicante.PELU1

Los bioquímicos ganadores del premio Nobel de Medicina 2009 demostraron la relación entre el acortamiento del telómeros con el envejecimiento. En 2012, un grupo de investigación del centro de estudios científicos de Madrid descubrió una molécula capaz de frenar el envejecimiento celular, produciendo un incremento de la actividad telomerasa.

El activo GSE 24.2, patentado como medicamento, consigue tratar con eficacia enfermedades de envejecimiento prematuro. El tratamiento ADN utiliza un método biotecnológico capaz de introducir los principios activos dentro del núcleo de la célula, donde actúa sobre el ADN.

Acción triple efecto

Cuando frenamos el acortamiento del telómeros, la esperanza de vida y la salud de las células aumentan de forma considerable. Con el tratamiento ADN se incrementa la actividad de la telomerasa a niveles parecidos a los producidos por una persona de 25 años, generando un proceso tanto de rejuvenecimiento como de prevención antiaging.

Además, el tratamiento ADN tiene un proceso molecular bajo que permite a los activos pasar a través de la dermis y llegar hasta el núcleo de las células madre activando su regeneración. En 15 meses se produce un efecto transformador de la piel reduciendo la arrugas considerablemente y logrando una apariencia real de hasta 10 años más joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *