Autor: Santiago Sánchez, Director de www.pelugestion.com

Por empezar, empezaré por aquel antiguo chiste: dos vascos que ven un cartel en el que pone “Aceros de Llodio”… y uno de ellos dice: “pues nos haremos….” Lo mismo escucho un día y otro de nuestros maravillosos próceres públicos: Haceos Globales… y todos.. ¡¡pues nos hacemos!!

El problema es que alguien me explique qué es eso de hacerse “globales”; cómo “globalizo” yo mi peluquería. Porque no hacen más que promover que los negocios tengan páginas web, que vendan en internet… y yo… ¿corto el pelo con unas tijeras-USB-remotas? ¿No hay ninguna ayuda para mi? Así que, me he puesto a pensar cómo será esa peluquería del futuro, con algunas ideas que, al menos, me parecen claves para darnos pistas sobre lo que será un negocio de peluquería cuando estemos todos en la nube.

Estoy anclado a mi local

Efectivamente, lo que mas condiciona mi negocio es el local. El local define el barrio en el que estoy, lo que me cuesta llegar diariamente. También a mis empleados si los tengo. Decide también que clientela tengo y con qué competencia me tengo que enfrentar. Así que lo primero que tengo que tener claro es si en el futuro, el negocio de la peluquería seguirá dependiendo de esta forma tan decisiva de un local. Ahí veo una salida para mi globalización: seré tanto más global cuanto menos dependa de mi local.

Al menos, mejoraré mi comunicación

Internet es, principalmente, una herramienta de comunicación. Por lo tanto puede hacer mucho por mejorar y cambiar la forma que tengo de comunicarme con mis clientes y proveedores.

Por ejemplo, mis clientes podrían apuntarse en mi agenda sin hacerme perder tiempo y, además, sin perderlo ellos. En cuanto a mis proveedores: por qué no comprar los productos que necesito tal y como ahora se compran tantas cosas en internet.

Hoteles y vuelos de avión se compran como si fuera una subasta: yo digo lo que necesito y me vienen a mi pantalla cientos de ofertas. Yo elijo la que me conviene con un sólo clic… y YA ESTÁ!! ¿Podría comprar así los productos que necesito para mi peluquería?

Bisturís remotos

Puede parecer una fantasía, pero ¿quién no ha visto algún documental o noticia en la que se muestra como un cirujano opera desde una ciudad a un paciente que se encuentra en otra? ¿Me van a decir a mi que eso no es mucho más peligroso que si yo cortara el pelo con el mismo sistema?¿no podré hacer yo un cardado aunque sea a la vuelta de la esquina? Bueno, en esta reflexión he de reconocer que me patinó un poco la neurona…

Asesores flotantes

Para llevar los papeles también cambiaremos de sistema, porque no me imagino yo quedando con mi asesor fiscal para pasarle los del mes y que me haga el I.V.A.Digo yo que la asesoría fiscal que necesito me la podrá prestar sin necesidad de venir a verme ni de ir a llevarle unos papeles que, de hecho, no van a existir, porque él mismo debería poder ver todo lo que necesita a través de internet.

Y hasta aquí he llegado con una idea clara: la peluquería globalizada comienza en la interconexión.

Cortes de pelo en la nube, PelugestionPodría haber estrujado un poco más mi cerebro y sacar más ideas. Lo he intentado, pero al final la única imagen del futuro que me venía era la del cirujano plástico de la película Brazil. No quiero ni imaginar que algún día los profesionales dedicados a la belleza acabemos así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *