El Calligraphy Cut o corte caligráfico una técnica que se ha expandido por toda Europa, de la mano del alemán Frank Brormann, y ahora arrasa en los salones de los Estados Unidos. Se trata de un corte refinado que aporta cuerpo y estructura. El cabello se corta en diagonal mediante una herramienta cuyo filo tiene una inclinación de tres grados. De esta manera el cabello no resulta dañado. De hecho, los resultados se aprecian con el cabello en movimiento, una vez finalizado el corte. Se aprecia un aspecto con más volumen y cuerpo. Eso requiere un mayor grado de precisión y cuidado. Un resultado perfecto depende, también, de un ángulo de corte pronunciado entre 21 y 23 grados.

La técnica aporta volumen, textura y vigor sin necesidad de romper las puntas. El Calligraphy Cut permite crear peinados con textura y volumen gracias a esta herramienta ergonómica, afilada y precisa. El cabello se muestra denso, suave y fácil de manejar. El peluquero se convierte, más que nunca, en un artista. Gracias a esta herramienta, asume el control total del servicio que efectúa. Se facilita más forma y volumen al cabello además de peinados personalizados que inspiran a los clientes. La técnica está indicada para todo tipo de cabellos, especialmente los finos.

El estilista fue también el creador del Calligraphy Pen, una herramienta utilizada en esta técnica de corte. Brormann tardó seis años en desarrollar la técnica, así como el utensilio con la que llevarla a cabo. La inspiración le surgió mientras cortaba flores. El estilista se dio cuenta que si se corta en un ángulo perfecto, se puede incrementar el área de trabajo, en este caso el número de flores a tallar, en casi tres veces. Algo que se podía trasladar también al cabello. De ahí surgió esta técnica innovadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *