La concesión de una licencia de apertura, ya sea de una peluquería o de cualquier otro negocio, debería tardar entre 15 días y cuatro meses, pero en la práctica, este proceso se alarga entre seis meses y dos años. Esto hace que muchos emprendedores tengan que realizar cambios de última hora en el proyecto, gastos y más gastos e incluso terminar trabajando en la ilegalidad al no tener la licencia de apertura aprobada o con una licencia de obras pendiente del visto bueno por continuos requerimientos administrativos que no se habían previsto. Con lo cual se arriesgan a una sanción que les puede costar hasta 1.500 euros y, en el peor de los casos, también la clausura del local durante seis meses. 

Esto ocurre porque el marco legal sobre licencias es muy confuso. Hay un gran abanico de normativas (nacionales, autonómicas y locales) ambiguas y contradictorias entre sí. Por otro lado los emprendedores, por lo general, obtienen muy poca información acerca del tema.

Si estás pensando en abrir una peluquería y no tienes muy claro que pasos debes dar para que te concedan la licencia de apertura, lo primero que tienes que hacer es acudir a la junta de distrito o al ayuntamiento correspondiente y hablar con el técnico que tramite el expediente. Después deberías analizar bien el local donde se realizará la apertura del negocio. Para ello hay que acudir al registro de licencias del ayuntamiento correspondiente antes de alquilar el local para ver en qué condiciones está y comprobar si antes ha tenido alguna sanción.

Recuerda que antes de abrir cualquier tipo de negocio debes informarte bien. Además es preferible obtener la información con bastante antelación para así evitar cambios de última hora y calcular mejor la organización y gestión del negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *