Categoría: Buenas Prácticas

Buenas Prácticas en el sector de la peluquería y estética

Decoración para peluquerías

Una de las preguntas que uno se hace cuando quiere emprender su negocio en una peluquería es cómo decorarla. Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de clientes al que se va a dirigir (si es un público masculino, femenino o va a ser una peluquería unisex; si es un público joven, infantil, de todas las edades…) Estos son algunos de los diferentes estilos para la decoración de una peluquería:

  • Estilo moderno: con aire minimalista, es una apuesta segura sobre todo si quieres atraer a un público joven. Los colores más apropiados son luminosos (blancos, grises claros o beige) combinados con tonos metálicos como el aluminio o el cromo y añadir el color más llamativo en los muebles.

jh

  • Estilo ecléctico: se mezclan distintas tendencias. Espejos dorados, muebles o estanterías de madera, suelo de madera resistente y fácil de limpiar… Se pueden mezclar muebles y decoración moderna, clásica y étnica siempre que tengan un color similar para no crear un efecto recargado.

kj

  • Estilo industrial: se ven las cañerías y los cables, abundan los tonos metálicos y se combinan con lámparas de arañas y marcos dorados y plateados. Es una buena opción si se cuenta con un salón amplio.

jkn

  • Estilo años 80: lámparas de espejos esféricas, muebles en negro y paredes blancas. Si el salón es pequeño es preferible que los muebles sean de un color pastel ya que los muebles oscuros ocupan más la vista y el salón va a parecer más pequeño. Se puede usar el negro pero que no sea el color principal.

jiko

  • Estilo zen japonés: los colores rojos y negros, diversas alturas en el salón y muebles en estilo oriental ayudarán a conseguir una decoración japonesa.

hd

Cómo esterilizar material de peluquería

En las peluquerías, además de una buena higiene, hay que tener especial cuidado con el material que se utiliza, especialmente las herramientas de corte. Para ello hay que desinfectarlas y esterilizarlas a menudo. Los tipos de esterilización son:

  • Calor seco por flama: La flama solamente garantiza la ausencia de patógenos en el segmento flameado del elemento (las puntas de los lápices de maquillaje).
  • Calor seco en horno de Pasteur: Se utiliza para objetos de vidrio o plástico resistente al calor y metálicos sin filo.
  • Radiación ultravioleta: Los equipos de radiación ultravioleta son ideales para la conservación de la desinfección o sanitización y esterilización conseguidas por otros métodos. La radiación ultravioleta es exclusiva para superficies lisas e inertes. Se utiliza en elementos absolutamente secos, electrodos de vidrio que no toleran la inmersión ni la temperatura y superficies de metal, látex o plástico que no toleran la acción corrosiva de los desinfectantes (sanitizantes) por químicos. Es importante que la exposición a la radiación ultravioleta se prolongue mínimo por 24 horas seguidas.
  • Calor húmedo a presión de vapor: Se utiliza para vidrio o plástico resistente al calor, metal sin filo, látex, madera, pinceles y brochas de penacho natural, fibra de algodón, teflón y guantes de fibra de fique o de crin. No debe utilizarse en sustancias grasas, instrumental con piezas termosensibles y sustancias que no sean hidrosolubles.

Para realizar el proceso de desinfección de instrumental se utiliza las siguientes sustancias:

  • Glutaraldehido: Las ventajas de esta sustancia son que no es corrosivo y que a temperatura-ambiente tiene actividad germicida en presencia de materia orgánica. La desventaja es su toxicidad, ya que una vez activado suelen producir vapores irritantes para las mucosas, sistema respiratorio y la piel. Por eso debe utilizarse en ambientes ventilados y con protección personal. Por ser poco corrosivo, puede utilizarse para desinfección de los equipos, piezas metálicas corto-punzantes reutilizables, herramientas y utensilios plásticos, metales y de látex.
  • Hipoclorito de sodio: Es un compuesto que tiene capacidad germicida universal. Es inestable y disminuye su eficiencia en presencia de luz, calor y largo tiempo de preparación, por lo tanto, la presentación comercial indicada es en envases oscuros y no transparentes. Es altamente corrosivo por lo que no debe usarse más de 30 minutos, ni repetidamente en herramientas, equipos y utensilios metálicos. Tiene efectos irritantes para las zonas oculares, nasales y de vías respiratorias.
  • Cloro hipoclorito sódico: El cloro es el desinfectante universal frente a todos los microrganismos. En general se utiliza en forma de hipoclorito sódico con diversas concentraciones de cloro libre. Los compuestos de cloro son buenos desinfectantes sobre superficies limpias pero son rápidamente inactivados por la suciedad. El cloro es efectivo contra las bacterias y muchos virus. Estos compuestos son más activos en agua caliente que en agua fría. Las soluciones de cloro pueden irritar la piel y son corrosivas para los metales.
  • Yodo y yodóforos: La acción de estos desinfectantes es parecida al del hipoclorito. Se usan en soluciones acuosas y en forma de jabón líquido y son bactericidas y virucidas. Es corrosivo para metales pero no es irritante para la piel. Se usa especialmente para la asepsia de piel en el lavado de manos.

Esterilizando y desinfectando el material de peluquería, se pueden evitar la trasmisión de enfermedades producidas por microbios.

¡Quiero ser una peluquería Low Cost!

Si, pero una peluquería low cost en su concepto original, que no es bajar los precios. Y es que este término surge hace décadas en el sector de las aerolíneas, con una filosofía: prescindir de aquellos elementos que no forman parte del valor central de un producto o servicio pero incrementan su precio. O lo es lo mismo, hacer nuestros recursos y nuestros procesos más eficientes y por lo tanto nuestros negocios más rentables. Suena bien ¿verdad? Apoyándonos en la gestión podemos conseguirlo.

En la actualidad este término se asocia exclusivamente a bajar el precio de un producto o servicio pero en su enfoque inicial tiene otros matices: estudiar los componentes de un servicio/producto y centrarse en los más cualitativos; estandarizar los procesos y hacerlos más eficientes, eliminar costes superfluos…todos ellos muy deseables para cualquier negocio, máxime si tiene que competir en las actuales condiciones de crisis.

Para alcanzar estos objetivos, las empresas dedican tiempo, recursos y equipos especializados a la gestión. Basándose en conocer su realidad empresarial y los resultados de su actividad pueden analizar los problemas de sus negocios, las posibles mejoras…etc. En una peluquería, el proceso es mucho más simple y únicamente requiere incorporar algunos hábitos y herramientas de trabajo en el equipo. Te indicamos por dónde empezar:

  • Gestionar no es darle a alguien “los papeles” para que te los lleve. Tu conoces el negocio, sabes la diferenciación y el valor añadido que aportas y por lo tanto eres quien puede tomar las mejores decisiones. Planifica el tiempo que vas a dedicar a reflexionar sobre tu negocio en sesiones continuadas, por muy pequeñas que sean.
  • Incorpora un programa de gestión de peluquerías sencillo y fácil de usar que responda a tu primera necesidad: registrar los datos de tu actividad en el día a día. No te compliques con grandes desarrollos. Un primer TPV de peluquería sin complicaciones ni grandes inversiones para habituarte a esta dinámica. Si tus necesidades se complejizan ya pasarás a otra etapa.
  • Analiza sólo la información cualitativa para saber cómo va tu negocio, su evolución y en qué puedes mejorar. No te pierdas en una marea de números, sólo necesitas un cuadro de mando o cuadro de datos esenciales: ventas semanales, ventas por cada integrante del equipo…etc.
  • Haz uso de las nuevas tecnologías y las nuevas herramientas gratuitas que te permiten mejorar los procesos administrativos con muy poco esfuerzo. Solo necesitas dar un primer paso para ir beneficiándote de todas sus ventajas.

Siguiendo estas pautas podemos abordar la gestión de la peluquería de una forma moderna y más profesionalizada, conoceremos los servicios más rentables, los mejores días de la semana, las necesidades de los clientes… y ya estaremos a medio camino de convertirnos en más rentables. 

Tecnología clave para la peluquería

Pelugestion peluquería y tecnologiaDebido a la falta de “hábito tecnológico y a la gran atomización, en peluquería la tecnología se entiende como un elemento externo al negocio, que en el mejor de los casos, complementa o ayuda en el desempeño de las tareas cotidianas. Desde este punto de vista es lógico que el profesional invierta, por lo general, en elementos que no tienen que ver con la tecnología, como el local o equipamiento, frente a, por ejemplo, una aplicación de gestión.

Sin embargo, las peluquería obedecen a las leyes generales de cualquier otro tipo de negocio: se desenvuelven en competencia y, por lo tanto, su futuro depende de su capacidad de innovación. Y sólo pueden innovar quienes conocen realmente su negocio. (más…)

Análisis de ventas: radiografía del negocio

Analisis de ventas peluquería

La importancia del análisis de ventas en peluquería se refleja en una realidad aplicable a toda actividad: lo que no se mide, no se puede mejorar. En una peluquería, como en cualquier empresa, llevar el registro de caja y la facturación al día, aporta un conocimiento concreto del negocio que posibilita la acertada toma de decisiones para mejorar la rentabilidad.

Partiendo de que este registro se realiza y se mantiene actualizado, es vital no perderse entre los números; sabemos que el profesional dispone de muy poco tiempo para la gestión de su peluquería y pretender analizarlo todo no sólo es un error, sino una tarea irrealizable; la clave es contar con un cuadro de mando; una tabla o gráfico donde se recogen los principales índices a estudiar y que va a ayudar al profesional a disponer de una radiografía del negocio y de las ventas en una primera vista. (más…)

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com